Convocaron a los aceiteros por Cargill y el paro nacional quedó en suspenso

El Ministerio de Trabajo nacional llamó al sindicato a una reunión a las 15 de este jueves. Es por los despidos en las plantas de la multinacional en Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca

     Comentarios
     Comentarios

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso (Ftciodyara) frenó el paro nacional que había lanzado para este jueves al ser convocado a una audiencia en el Ministerio de Trabajo nacional.

La medida de fuerza quedó suspendida hasta analizar los resultados de la reunión a las 15.

La protesta fue lanzada contra la continuidad de "los masivos despidos" en la multinacional Cargill, situación rechazada por la compañía. Reclaman la reincorporación de los trabajadores despedidos en Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca.

Los trabajadores aceiteros y desmotadores de todo el país "le decimos a la empresa multinacional Cargill que no puede seguir adelante con sus despidos arbitrarios, con su ataque a los derechos laborales y sindicales, con su persecución a la comisión gremial interna intentando su desafuero y despido, con su deterioro de las condiciones de salud y seguridad en la planta, con sus lockouts patronales y sus descuentos de salario ilegales", señaló la federación.

En tanto, el secretario de prensa del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario, Sergio Díaz, señaló -antes de la suspensión de la medida- que la huelga "será por tiempo indeterminado porque todavía quedan 33 compañeros despedidos”.

Ante la medida de fuerza, la empresa emitió un comunicado en el que aseguró que "no se trata de despidos arbitrarios e indiscriminados sino de una determinación irreversible de reemplazar a 34 empleados por otros, en idénticas condiciones de contratación, con actitudes y comportamientos acordes a las necesidades del negocio", por lo que "no se tercerizan ni eliminan los puestos laborales".

La empresa niega todo

Los directivos desmintieron que exista "deterioro" de las condiciones de salud y seguridad en las plantas, que denunciaron los trabajadores, y condenaron "los más de 85 paros frecuentes e intermitentes realizados mientras los establecimientos industriales estuvieron operativos, lo que obligó a suspender las actividades".

Sostuvieron además que “no se trata de despidos arbitrarios e indiscriminados sino de una decisión irreversible de reemplazar a 34 personas por otras, en idénticas condiciones de contratación”.

Comentarios