Ubicada en Sarmiento 1171, el lugar cumplirá en agosto 111 años y duele pensar que el vallado de protección colocado en la mañana de este sábado 27 de julio de este 2019 pueda llegar a ser la antesala de un final para muchos anunciado. Sin embargo hay quienes no quieren que eso suceda y en las redes cientos de comentarios de apoyo fueron dando cuenta de lo importante que es este espacio para la ciudad y para aquellos que la visitan. 

Tras el malentendido de haberla creído cerrada por ese vallado un anuncio volvía a abrir una luz de esperanza al final del camino: "¡La Librería Longo está abierta! Y se va a liquidar todo lo que exista. Pero no está cerrada. Aclaramos que los chapones son a modo preventivo, ya que el edificio está con desmejoras visibles. Fue lo único que pudo hacerse dentro de las posibilidades económicas ante una citación Municipal", dice el texto publicado en FacebookFue un respiro para quienes no sólo amamos los libros, sino también la historia, esa historia que identifica, que une a pesar del tiempo. Esa historia que mantiene la memoria viva y a los recuerdos de antaño más cercanos.

El revuelo fue mucho y en otro post se dieron más detalles, poco alentadores por cierto: "Aclaramos que los chapones son a modo preventivo ya que el edificio está con desmejoras visibles. Fue lo único que pudo hacerse dentro de las posibilidades económicas ante una citacion municipal", agregaron en red social junto con un mensaje en la que reclaman a la municipalidad por el olvido. "Gracias a la #Municipalidad , a #Cultura , por tantos años de hacernos #Invisibles, tuvimos que llegar a esto para que los medios vean los problemas que conlleva mantener una propiedad de estas características . Mientras tanto la citación sigue su curso y no va que quedar otro camino. Gracias a la #Municipalidad , por tanto gastos en cosas superfluas y olvidarse de los libros con olor a viejo, que seguramente después los lloraran".

Lejos de los años de gloria

Con más de un siglo de vida, esta librería fundada en agosto 1908 por el italiano Alfonso Longo trabajó de forma ininterrumpida y todos anhelan que puedan seguir haciéndolo. La actividad comercial, cada vez más reducida, fue continuada en las últimas décadas por las hijas del fundador: Amanda que falleció hace poco a los 102 años y "Coqui" que con 87 años aun se la puede encontrar detrás del mostrador.

Fue precisamente "Coqui" quien en 2015 en una nota para El Tres hablaba de esas cosas que solo se consiguen en sus estantes y de los fieles clientes sumados a visitantes de todo el mundo: "Todo cambió mucho pero como acá tenemos cosas raras, variedad eso hace conservar a algunos clientes. Tenemos libros de historia, de técnica, revistas de deportes, y novelas pero esas no las llevan mucho" y agregó en aquella ocasión que mucha "gente que se fue de Rosario, a vivir a otros países, al volver a la ciudad vienen de visita porque piensan que no estábamos más", pero allí están. "Coqui" agregó además que recibían visitantes de muchos lugares: "Vienen españoles, rumanos, haitianos. Llevan cosas para regalos, sacan fotos", contó orgullosa en aquella nota hoy de archivo.

El eco en las redes

En las redes sociales las opiniones no se hicieron esperar, algunos con recuerdos, otros con fotos y claro con más de un reclamo para que el lugar sea conservado dentro de lo que es el patrimonio histórico de la ciudad, pero para eso necesitan ayuda.

 
Librería Longo
Facebook.com/groups/bastadedemoliciones/
Incluso la propia familia de aquel hombre que más de cien años atrás abrió este emblemático lugar salieron a volcar sus sentimientos en la red. Flavia, por ejemplo, sobrina nieta de Amalia publicó: "¡Gracias a todos por los bellos comentarios! Soy sobrinanieta de Amalia. Solo voy a recordarles algo. Que la citación/ intimación municipal sigue estando y no hay fondos para semejante arreglo. Esto no es nuevo , viene de larga data. Rosario se acordó de la librería a los 100 años, puso una placa y jamás volvieron. Nadie tiene idea de lo que significa mantener un edificio tan antiguo y con tantos problemas". Por su parte Patricia Longo agregó también en los comentarios de la fan page: "Para mí es un gran dolor...no puede evitar recordar a mi amada abuela en el balcón y llegar con mi papi...a gritar de la vereda de enfrente Abu y ella gritará vino cacho con patri....Yo me crie en Buenos Aires pero mi amado padre nos hizo Amar sus orígenes Si..soy antigua todavía me manejo con el Amor".
Betty Longo también comentó y escribió: "Sinceramente cada día quieren que se lea menos y crear mas analfabetos, se distraen fondos para hacer cosas innecesarias y para esto NO HAY DINERO POR FAVOR CONCEJALES ,DONDE ESTANNNNNNNNNNNN..EN ESTE LUGAR SE HAN REUNIDO GRANDES LECTORES ...............NO PUEDE TENER UN CIERRE DE ESTA FORMA" y agregó "como familiar y llevando el apellido es muy triste que cultura siendo la librería más antigua de Rosario no tome participación en estos momentos".
Librería longo
Un centenario lugar que no quiere quedar en el olvido. (Alan Monzón/Rosario3.com)

Por mi parte me quedo con la alegría de haberla conocido, de volver a pasar en estos días y de haberme enterado que allí mi abuelo Marcelo Rubio le compró a mi papá José, su primer libro de motores diesel. Pero También me quedo con un sabor agridulce y con la info que describen en su page, lugar desde donde dan cuenta que pese al paso de los años, la librería sigue estando de pie: "Este es un espacio donde encontrarás historias y también invitamos a todos los que una vez pasaron por este increíble lugar a que cuenten sus anécdotas"...