Club de Lectura: las bibliotecas de Humanidades y Artes por dentro, pasen y lean

Entre dos edificios conectados por un patio en pleno microcentro rosarino funcionan las carreras de Letras, Filosofía, Ciencias de la Educación, Antropología, Historia, Bellas Artes y Lenguas. Por cada una de ellas hay una biblioteca. Todas juntas suman más de 114 mil libros

     Comentarios
     Comentarios

clubdelectura@roaario3.com

En Entre Ríos y Córdoba funciona la facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario, casa de las carreras de Letras, Filosofía, Ciencias de la Educación, Antropología, Historia, Bellas Artes y Lenguas. Por cada una de ellas hay una biblioteca. No hay dos iguales ni del mismo tamaño, aunque “la vedette” es la biblioteca Central, ubicada debajo de la cúpula del viejo convento. Todas juntas suman más de 114 mil libros.

Cada biblioteca alberga sus joyitas. Y todos pueden visitarlas. Aunque no todos pueden llevarse libros a casa, solo los alumnos –de cualquier grado– y docentes asociados.

La más joven es la biblioteca de Lenguas, que abrió su puerta en octubre de 2014, con material mayormente donado del gobierno de Portugal. Es también la más pequeña, tiene apenas 1.300 ejemplares contra los 47 mil de la biblioteca central.

Le sigue en juventud, la de Ciencias de la Educación que lleva el nombre del maestro Carlos Fuente Alba, asesinado en 2007 durante la represión de una protesta docente en Neuquén.

Las ocho bibliotecas conviven bajo el mismo techo que forman los dos edificios de Entre Ríos y Corrientes al 700, conectados por un patio que palpita a la par del calendario académico.

El viejo edificio de Entre Ríos tiene más de 110 años de historia. Proyectado por el arquitecto Artur Hierben Inglis y construido por su colega, Felipe Censi, desde 1903 alojó a las hermanas de la Santa Unión de los Sagrados Corazones hasta que pasó a manos del gobierno nacional y fue primero sede de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). El nuevo edificio se completó en agosto de 2015 y sumó más de 600 metros cuadrados de espacio. Sin embargo no fue suficiente para traer a la octava carrera de la facultad, Música, que funciona en el Centro Universitario La Siberia y será una de las próximas visitas del Club de Lectura.

El Club de Lectura también visitó la casa de muchos rosarinos que se animaron a mostrarnos sus bibliotecas y contarnos qué leían. Si querés conocerlas vos también, hace click acá.

Comentarios