Una semana después del fallo que absolvió a todos los acusados en el caso Perassi, la familia de Paula encabezó este jueves una multitudinaria movilización para pedir justicia. “Estamos sin nada, como el primer día”, lamentó Alberto Perassi, padre de la mujer de San Lorenzo desaparecida en 2011.

“Es una marcha gigante. La gente quiere saber qué hicieron con Paula. Estamos sin nada, como el primer día. Y la gente está indignada por este caso y por todos los que tenemos en esta ciudad”, dijo ante la prensa, luego de que la caravana llegara procedente de Rosario, desde donde partió por la tarde.

Sobre la inesperada decisión del tribunal, Perassi expresó: “Esto nos tiró por el suelo, no lo esperaba nadie. Entiendo los derechos de los demás, pero ¿los nuestros dónde están? En el caso Perassi pasaron todas cosas raras y ésta es una más. ¿Quién se va a hacer cargo de esto?”.

“Vamos a apelar (el fallo judicial) y seguir esto hasta el final, cueste lo que cueste”, agregó el padre de Paula, con su ya conocida enjundia y un tono desafiante”.

En ese sentido, por primera vez en mucho tiempo, Alberto Perassi se mostró en una actividad pública sin el chaleco antibalas que lo protegió ante numerosas amenazas sufridas durante todo este proceso.

“El chaleco lo dejé y la custodia también, terminó una fase y yo quiero vivir también. Si ellos –los responsables de la desaparición y la descontada muerte de Paula– están libres, yo también estoy libre ahora”.

La familia Perassi marchó acompañada de miles de personas conmovidas por ese caso y por otros de San Lorenzo y la región que esperan justicia.

Todos libres

El miércoles de la semana pasada, el tribunal conformado por los jueces Griselda Strólogo, Mariel Minetti y Álvaro Campos falló a favor de los 9 imputados –4 civiles y 5 uniformados– y los absolvió. El argumento principal que se expuso fue la falta de pruebas, con críticas a la investigación.

Paula Perassi fue vista con vida por última vez el 18 de septiembre de 2011.

Más información

Qué falló en el caso Perassi: el proceso y la deuda del Estado

|Por Hernán Funes