Se cumplieron este viernes 22 años del homicidio del reportero gráfico José Luis Cabezas, que fue hallado calcinado dentro de su auto en General Madariaga. A más de dos décadas de su muerte, su crimen sigue impune. Integrantes de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra) y el Sindicato de Prensa Rosario (SPR) junto a público en general se reunieron en el centro de la ciudad para realizar un “camarazo”, en el cruce de las peatonales San Martín y Córdoba.

José Luis Cabezas tenía 35 años cuando lo mataron después de sacar una foto que se convirtió en su sentencia de muerte. Había retratado para la revista Noticias –para la que trabajaba desde 1989– al poderoso empresario Alfredo Yabrán. Lo encontraron calcinado adentro de un Ford Fiesta el 25 de enero de 1997. Tenía las manos esposadas detrás de la espalda y dos tiros en la cabeza.

“El mensaje expedido por Yabrán a través de Gustavo Prellezo –el autor material de los dos balazos– y de la banda de Los Horneros no fue sólo para Cabezas, sino para cualquier trabajador o trabajadora de la comunicación que se atreviera a visibilizar la trama mafiosa de aquel entonces. El crimen de Cabezas fue una muestra de la dimensión y el poderío de una red compleja y oscura dispuesta a resguardar sus intereses a cualquier precio. Y, evidentemente, la escena brutal de la cava de Pinamar dio cuenta de lo mucho que estaba en juego”, señalaron desde el SPR.

“Cabezas es referencia obligada para todas y todos los trabajadores, es símbolo de valentía, del fuerte compromiso ético que cada periodista tiene con la verdad y del deber inquebrantable de informar a toda la sociedad”, continúa el comunicado que cierra con un llamado a redoblar esfuerzos por una prensa libre: “¡Cabezas presente! ¡Cabezas presente! ¡Cabezas presente!”.

Más información

¡Cabezas presente!: "camarazo" a 22 años del crimen del fotógrafo