Scamp "el vagabundo", un canino que iba a ser sacrificado, fue premiado en California como el "perro más feo del mundo de 2019". El galardón consiste en 1.500 dólares, un trofeo y una aparición en un programa de la NBC. Fue otorgado en el marco de la Feria Sonoma-Marin, en la ciudad de Petaluma, California.

Scamp "el vagabundo"  fue seleccionado de un total de 19 competidores. La mayoría de ellos fueron abandonados o se encontraban en perreras. De acuerdo con su dueño, el refugio donde estaba ya lo iba a sacrificar, pero llegaron una hora antes de que ésto ocurriera y lo adoptaron.

Scamp consiguió el primer premio en el 31º concurso al perro más feo del mundo. Venció a otros 18 concursantes que mostraron sus lenguas caídas, piernas arqueadas, miradas perpetuamente confundidas y otras extrañas características.

Desde entonces y desde hace siete años, Scamp trabaja como una mascota de terapia con niños y adultos mayores. Tiene un pelaje muy erizado y desordenado y siempre trae la lengua de fuera, según publicó Vanguardia.com.mx.

 
"Sospecho que tiene algo de ADN de Keith Richards. ¡Ninguna cantidad de acontidicionador puede hacer caer sus trenzas!", dice la descripción del perro en el concurso.  Con este reconocimiento, se busca crear conciencia de adoptar animales rescatados a pesar de no cumplir los estándares de belleza tradicionales.